Cuaderno de bitácora: Haz que cada kilómetro sea como el primero

imagen-111 de julio. La noche ha sido larga. Al acostarnos ya sabíamos que la noche iba a ser diferente. No era una noche cualquiera. La mirada y el beso de anoche fue especial. Sabíamos que no dormiríamos bien y así ha sido. Emoción, nervios, miedo, incertidumbre, ilusión,… en definitiva las famosas mariposas en el estómago han sido las protagonistas de la noche.

El sueño me venció y al despertar noto sobresaltado que Ángela ya no estaba a mi lado. Calor, mucho calor. ¿Me habré quedado dormido? Miro el móvil y son las 5,30 h de la mañana. Uffff, no, no me he quedado dormido. Ángela tenía más mariposas que yo en el estómago y se ve que ha dormido poco.

Pues nada, ¡arriba! Vamos que nos vamos.

Hace apenas un mes y medio mientras disfrutábamos del primer triatlón de Los Pedroches una joven me pedía gorras y hoy vamos camino de Filippiada (Grecia). Camino de un campo de refugiados Sirio en el noroeste de ese bello país mediterráneo. País que tanto está sufriendo últimamente, primero por la devastación que como país ha sufrido gracias a su clase política, y después, por haberse convertido en ‘zona cero’ de miles de refugiados que huyendo de la muerte en sus países miraron a Europa como pueblo amigo que los ayudaría en su calvario.

¡¡Ay Europa! Otro día me entretendré contigo.

La noche ha sido corta y el día promete ser largo. Nos esperan más de 3.500 km de viaje con unas maletas que pesan mucho. Además tendremos que cambiar varias veces de medio de transporte. No vamos solos. Desde que decidimos hacer público nuestra aventura y así intentar no hacer el camino con las manos vacías han sido unas semanas muy intensas en las que a veces ha sido muy complicado compaginar atender nuestras obligaciones diarias con intentar difundir y organizar actividades para poder recaudar materiales y fondos para llevarnos al campamento (pedimos disculpas por no haber podido atender a todos los que han querido ayudarnos).

El balance no ha podido ser más positivo:

  • Más de 1.000 kilógramos de material de toda clase.
  • Una tarjeta de crédito con 7.086,52 € a día de hoy (Aún quedan por recoger algunas huchas y hay personas que harán su ingreso en la cuenta a lo largo del día de hoy.)

Ni en nuestras mejores expectativas hubiésemos imaginado semejante gesta. GRACIAS, millones de GRACIAS a todos por vuestra colaboración. Desde la aportación más grande hasta la más pequeña todas han dado lugar a esas cifras que asustan, menuda responsabilidad llevamos con nosotros. Tendréis cumplida información de en qué invertimos vuestra solidaridad, así es mucho más fácil.

Estoy deseoso de llegar al campo, mirar a los ojos de las personas que nos encontremos allí y decirles “aquí estamos para ayudaros y no venimos solos, traemos un trocito del corazón de las gentes de un bonito pueblo llamado Pozoblanco”. Con que algún día, alguno de ellos, en algún lugar del mundo recuerde Pozoblanco con cariño, habrá merecido la pena el esfuerzo.

Uno que necesita poco para sacar pecho de su pueblo ya va más ancho que largo gracias a todos vosotros. Gracias, Gracias y otra vez Gracias.

Aquí lo dejo por hoy. Voy a seguir saboreando cada kilómetro de esta locura, esta bendita locura.

Día 1.

*(Al salir de casa Louw cojeaba y el AVE a Madrid va con retraso. ¿Perderemos el avión?  Bah… minucias para lo que nos espera.)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Filippiada y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s